¿Cuál diría que es la labor de la biblioteca de León?

Creo que es un centro público que aporta muchísimo a la sociedad, en general, y como Biblioteca Pública de León a la sociedad leonesa en este caso. Es una sociedad en la que hay un porcentaje de la población que hace uso de la biblioteca de manera sistemática, casi diaria, y que durante muchísimos años ha fidelizado a un colectivo muy grande.

Básicamente podríamos hablar de cuatro colectivos; uno es el de la población mayor o jubilada que acuden prácticamente a diario a la hemeroteca, tenemos luego población infantil, de tardes, que también acude de manera sistemática. También contamos con un colectivo de estudiantes que van en función de sus ritmos de estudio, en épocas de exámenes vienen sobre todo a estudiar y en otras épocas a consultar en función de sus necesidades bibliográficas. Por último tenemos el colectivo más grande que es la población en general que acude de manera periódica a la biblioteca a consultar libros, audiovisuales o que, por ejemplo, acuden a nuestros grupos de lectura.

La biblioteca tiene una misión muy importante y en esta época de crisis yo creo que todavía mayor. Lamentablemente hay una serie de personas que están desempleadas y soy consciente que algunas personas necesitan tener un aliciente diario para salir de su casa y una de las soluciones es venir a la biblioteca, leer la prensa del día, o llevarse un audiovisual para la tarde. Reconozco que es una misión que desde hace unos años tiene un peso específico.

Desde su experiencia, ¿la población de León es una población lectora?

Castilla y León es una de las comunidades autónomas que tiene un índice más alto de España en lo que a bibliotecas públicas se refiere. Pero bueno hay una deriva, que es inevitable, que está modificando hábitos y son las nuevas tecnologías, las tecnologías de redes están modificando mucho los hábitos lectores.

¿Cómo se adaptan ustedes a estas nuevas tecnologías?

La biblioteca es una institución que tiene más de 3000 años de historia y a lo largo de todo este tiempo se ha ido adaptando a las circunstancias que va pidiendo la sociedad y en este momento la biblioteca también ha entrado en la lectura digital. Para los niños y los adultos tenemos dos aplicaciones informáticas. “Ebiblio”, a través de la cual, siendo socio de la biblioteca, te puedes descargar libros de la base de datos en tu ipad o ebook. Los libros llevan un fichero cronodegradable que significa que a los 21 días ese libro se elimina de tú dispositivo de la misma forma que si hubieses venido a la biblioteca a devolverlo.

Para los niños además cuentan con otra aplicación que se llama “Tumblebooks” son cuentos que se pueden leer en distintos idiomas, o pueden ser leídos por los padres. Es un elemento más de oferta dentro de la biblioteca. Aunque es verdad que el colectivo infantil está muy condicionado por los padres, es decir, si los padres son lectores y presentan interés en la lectura intentarán transmitir eso a sus hijos. Yo soy consciente que un niño no tiene porqué leer cuando es pequeño pero si le leen tiene el mismo valor que si leyese el mismo.

Ahora mismo tenemos una actividad que se llama “Babyfun” para niños menores de tres años, ellos vienen con los padres y hacen canciones en inglés y juegan con diferentes elementos durante una hora. “Kamishibai” es otra actividad por ejemplo que gusta mucho, es un teatro de madera con láminas de colores donde se cuenta un cuento destinada a menores de tres años, está teniendo muchísimo éxito, se hace dos veces al mes y está siempre lleno.

También contamos con audiolibros y un periódico local de cada provincia.

Documento del día de apertura de la biblioteca
Documento del día de apertura de la biblioteca

La biblioteca cuenta con muchas actividades ¿Cuáles son las que más llaman la atención del público?

Pues tenemos actividades que llevan funcionando muchos años, por ejemplo “Diálogo filosófico” es una actividad mensual impartida por un profesor de filosofía que todos los meses pone un tema de debate y solo pueden asistir 30 personas para que el diálogo sea fluido. Lleva más de 10 años funcionando y todos los meses se queda gente fuera por afluencia. A esta actividad asisten desde jóvenes a jubilados y, sin embargo, hay una capacidad de debate y de entendimiento muy singular. Sobre un mismo aspecto tienes visiones de todas las edades y todo eso convive, es realmente interesante.

Hay otras actividades como un ciclo que tenemos actualmente de artes escénicas, el año pasado hubo seis obras de teatro y este año vamos a tener doce. Son obras de teatro adaptadas al tamaño de la sala con la que contamos y las vamos distribuyendo en fechas señaladas.

¿Cómo hacer que la gente joven no emigre tanto a las nuevas tecnologías y que valore más el libro en papel?

Eso yo creo que es hacer una quijotada, es como ponerse contra un molino de viento. Podemos intentar ofrecer y acercarnos a ellos, como el caso de los booktubers que tienen mucho éxito, pero es siempre dentro de colectivos jóvenes que ya demuestran un interés por la lectura. El atractivo de la inmediatez y de la capacidad de ubicación de las nuevas tecnologías no te permite otra cosa, lo importante es que la gente valore que la información más contrastada y con más solera está en los libros. Pero luchar contra ello no.

La gente que está metida en la época final de sus estudios sí que parece valorar más que el libro es mucho más fidedigno a la hora de buscar información y es la gente que suele recurrir mucho a los libros. Además nosotros ofrecemos un servicio que se llama préstamo interbibliotecario, que ha existido siempre pero ahora es aún más fácil, que es el préstamo entre todas las bibliotecas de España. Eso está permitiendo que mucha gente esté haciendo uso de libros que en ocasiones solo están disponibles en algunas bibliotecas.

A usted a nivel personal, ¿qué le aporta dirigir la Biblioteca?

Es un servicio de administración atípico totalmente, nosotros somos administración pero nos dedicamos en el 90% del tiempo al público. El contacto con el público siempre es gratificante, hay un montón de gente que valora estos servicios y hacen más grato el trabajo.

Nosotros somos un colectivo desde siempre muy comunicativo y generoso entre nosotros, es decir, cuando algo funciona en un sitio enseguida se comunica a los demás. Estuve en un congreso de bibliotecas que hubo en La Rioja a finales de noviembre y me quedé sorprendido, una persona de Chile nos comentaba que ellos estaban invitando al colectivo de sordos. Resulta que a todo el personal de la biblioteca les enseñaron cuatro expresiones básicas para que pudieran comunicarse con los sordos, por ejemplo, buenas tardes, ¿qué necesita?. La sorpresa fue que ese colectivo se sintió totalmente acogido por el personal de la biblioteca y por el centro en general. Quiero decir que esto es un colectivo muy comunicativo y generoso, todo lo que vemos que funciona se intenta transmitir a los demás.

¿Cómo ve la biblioteca en diez años?

Entiendo que en todos los aspectos de la vida y de la sociedad se están produciendo muchísimos cambios y la biblioteca indudablemente tiene que adaptarse a esos cambios. Ahora mismo estamos alimentando una biblioteca digital en Castilla y León, todos los libros que no tienen derechos de autor se están digitalizando, con lo cual todos los libros  por ejemplo del siglo XIX de historia, que antes venían investigadores a consultar aquí, ahora no les hace falta, puede entrar en el catálogo de la biblioteca y hacer la consulta en línea. La biblioteca se tiene que ir adaptando a los pasos que le marca la sociedad, en un continuo cambio y evolución, no podemos plantearnos ir a otro ritmo distinto.

Creo que se estabilizara en dos líneas, el papel seguirá teniendo su peso específico pero habrá otro tipo de información, que esté en unos soportes en continua evolución, y ahí la biblioteca tiene que estar siempre buscando cual es la manera de trabajar con ello.

De cara al aniversario de la Biblioteca Pública de León ¿Qué actividades tienen planteadas?

Ahora mismo estamos en proceso de señalizar toda la biblioteca con pictogramas para que resulte más fácil moverse al usuario, vamos a hacer difusión con bolsas en la sección de préstamos. También vamos a estar exponiendo libros de fondo antiguo que van a resultar singulares. Se han puesto en contacto con nosotros unos profesores que quieren que expongamos libros de humanistas y después ellos darán una charla al respecto para reflejar que los humanistas de hace 500 años tenían unas ideas que siguen siendo válidas a día de hoy.

En noviembre expondremos durante un mes todo aquello que nosotros hemos ido guardando a lo largo de la historia de la biblioteca. La gente joven por ejemplo está habituada a entrar en la biblioteca y buscar en los ordenadores, pero nosotros tenemos guardados todos los archivos de gavetas en los que los libros estaban guardados por autores, por títulos o por materias. Nuestra intención es ir exponiendo todos aquellos elementos que pertenecieron a la biblioteca. Por ejemplo tenemos el documento del 19 de noviembre de 1844 donde se declaraba abierta la Biblioteca de León con las normas que se establecieron en la época. También contamos con las maletas viajeras, eran unas cajas de madera con unas puertecitas que se llenaban de libros y se prestaban a los pueblos, se les preparaba un lote con libros variados y se los llevaban durante 3 o seis meses y luego se devolvían. Una de esas maletas estará en la exposición. Nuestra intención es dar a conocer cómo ha ido evolucionando la biblioteca en estos 175 años.