Los empresarios leoneses se muestran divididos a la hora de valorar la marcha de la economía provincial. Todo depende de si están integrados en la FELE o en el CEL. Los empresarios del Círculo Empresarial (CEL), de talante más liberal, son más optimistas: “El año 2019 se presenta como un ejercicio de crecimiento económico (…) las expectativas de crecimiento son positivas y las empresas todavía perciben el panorama como despejado y el vaso de la economía medio lleno”, explicaban en una nota de prensa de hace un par de semanas.

Los empresarios afiliados a la FELE, de corte más conservador, prefieren no hacer valoraciones y ceñirse a su tradicional política reivindicativa. Todos los males de la economía provincial proceden de la falta de inversiones públicas para paliar el aislamiento de la provincia o por una fiscalidad que frena la inversión empresarial. Sobre 2019, la FELE sólo manifiesta el deseo de que 2019 “sea un año de estabilidad y confianza para la sociedad, inversores y empresas”.

Javier Cepedano
Javier Cepedano, presidente de la FELE

LEÓN, MUNICIPIO FISCALMENTE AGRESIVO

Ni CEL ni FELE cuantifican en sus balances del pasado año la inversión de sus empresas en la provincia, los empleos creados o los porcentajes con respecto a años anteriores.

En su balance anual de 2018, la FELE arremete contra el Ayuntamiento, “un municipio fiscalmente agresivo a la actividad empresarial”, estrategia que “hace perder competitividad y provocan la deslocalización empresarial”.  Por ello reclama para 2019 reducir las cargas fiscales y las cotizaciones sociales.

Para los gestores de la FELE, el problema histórico de la provincia es, por un lado, “el déficit de infraestructuras que dificulta la cohesión territorial y, por tanto, los flujos de las administraciones para el impulso de proyectos olvidados en la provincia”; y, por otro, el agravio comparativo ya que “otras regiones sí reciben el apoyo por cuestiones más políticas que territoriales”, aseguran en el comunicado sobre el balance de su gestión en el pasado año.

Siguiendo con su política reivindicativa, la FELE recuerda a las administraciones públicas la necesidad de concluir proyectos como la Variante de Pajares, la integración de FEVE y la estación de RENFE, la Ronda Norte, el Palacio de Congresos, una instalación prioritaria, esta última, para consolidar la oferta de congresos y equiparar León a otras capitales del entorno en este ámbito”

También destacan los empresarios de la FELE la urgencia de la integración de las estaciones de esquí de San Isidro – Fuentes de Invierno, que “lleva años en punto muerto porque las distintas administraciones siguen sin llegar a un acuerdo”.

CEL y Silván
El CEL aprueba por los pelos la gestión del alcalde Silván/ MC

CEL: EL VASO MEDIO LLENO

Los empresarios del CEL se mojan más, arriesgan en sus valoraciones y apuestan por un optimismo moderado en sus previsiones para este año ya en curso. En un comunicado reciente aseguraban que “después del último y profundo periodo de crisis económica, las empresas españolas y leonesas se han preparado, saneando balances, realizando un importante esfuerzo para reducir su nivel de endeudamiento, incrementando su productividad y un número importante de ellas iniciando un proceso de internacionalización y búsqueda de nuevos mercados. Estas bases permiten a las empresas afrontar mucho mejor preparadas una previsible ralentización de la economía, con una coyuntura internacional y en un ambiente doméstico preelectoral que en nada ayudan. Sin embargo, las expectativas de crecimiento son positivas y las empresas todavía perciben el panorama como despejado y el vaso de la economía medio lleno”.

Para el CEL, 2019 se presenta como un ejercicio de crecimiento económico, aunque con expectativas inferiores a las anunciadas por el Gobierno. Los empresarios del CEL se inclinan por crecimientos entre el 1% y el 2%, debido a “que los vientos de cola de la economía hasta este momento provoquen una inercia en nuestras empresas, como mínimo en toda la primera mitad de 2019. Pero hay algunos nubarrones en el horizonte: el entorno macroeconómico global, tendente a la ralentización, combinado con la inestabilidad política de España puede conllevar una desaceleración en las previsiones de inversión que tienen las empresas y podría afectar a su estrategia de crecimiento y al empleo”, ha asegurado su presidente Julio César Álvarez.

Según la Encuesta de Confianza Empresarial 2019 que el CEL ha llevado a cabo entre sus afiliados, la mayoría de los empresarios encuestados consideran aceptable o buena la situación de la economía provincial; más del 50% de los empresarios esperan amentar sus ventas y una inmensa mayoría espera mantener y hasta aumentar levente las plantillas de sus empresas.

Los empresarios del CEL se manifiestan mayoritariamente, asimismo, a favor de mantener las inversiones, especialmente en adquisición o renovación de maquinaria, bienes de equipo o de producción, implantación de tecnología y transformación digital, apertura de nuevas fábricas, delegaciones u oficinas. También es significativo que más de la mitad de las empresas encuestadas por el CEL esperan desarrollar planes de expansión nacional o internacional.

Por el contrario, la mayoría de los empresarios del CEL consideran a la provincia de León como poco atractiva para invertir y que los factores que más les preocupan de la provincia son el envejecimiento de la población, los impuestos, la actuación política, la cualificación profesional, del déficit de infraestructuras o la burocratización administrativa, aspectos que coinciden con la preocupación de los empresarios de la FELE.

Un último dato. Mientras desde la FELE se califica de agresividad fiscalidad la política llevada a cabo desde el Ayuntamiento de León, los empresarios del CEL valoran positivamente la gestión del alcalde de león, Antonio Silván.